Rodriguez Peña 3251
(1650) San Martín
Provincia de Bs. As,
Tel/Fax: 4755-4000
4753-5675/5634



El proceso de envasado en envase de hojalata se origina en Francia cuando el Emperador Napoleón Bonaparte, preocupado por los suministros y la conservación de alimentos durante las campañas militares de su ejército, ofreció un premio en efectivo a quien pudiese desarrollar un método para conservar alimentos de manera eficaz.

Nicolás Appert, un desconocido confitero y jefe de cocina parisiense, elaboró la teoría de que si los alimentos se calentaban suficientemente, encerrándolos en recipientes con exclusión de aire, se mantendrían en buen estado durante un largo tiempo.
Para probarlo llenó botellas de vidrio con diversos alimentos, las tapó con corcho y luego las hirvió en agua.
Cuando meses después fueron abiertas, constató que estaban aptas parael consumo. En realidad ese es el principio fundamental para la conservación por calor tal como se practica actualmente. Sin saber la razón del mismo, había descubierto el procedimiento.

Los productos de Appert fueron usados por la Armada francesa desde 1803 hasta 1807 con gran éxito. El Estado francés le otorgó el premio a cambio de varias copias con el detalle de esta procedimiento.

El inglés Peter Durand mejoró este invento haciéndolo irrompible pero fácil de abrir.
Así, desarrolló el método de envasado en recipientes de acero recubierto de estaño. Por este desarrollo, el 25 de Agosto de 1810, el rey Jorge III de Inglaterra le concedió a Durand la primera patente para envasar alimentos en envases de hojalata.

Las primeras industrias de envasado de alimentos en hojalata con fines comerciales fueron instaladas en Inglaterra por Bryan Dorkin y John may; y en los Estados Unidos por Thomas Kensett. Todas fueron promovidas con fines estratégicos para proveer de alimentos a los ejércitos de cada país.

Transcurridos más de 50 años desde la invención de este proceso de envasado, Luis Patear dio la explicación del por qué de la efectividad de este proceso. Demostró que los alimentos se descomponían debido a la acción de ciertas bacterias. Y descubrió que cuando se calentaban los alimentos a temperaturas moderadas pero estables durante un cierto periodo de tiempo, estas bacterias se destruían. Este proceso se denomina Pasteurización.

Nace en Buenos Aires la primera hojalatería mecánica que tuvo la Argentina. Los envases de hojalata van tomando auge y otras hojalaterías se instalan para dedicarse a la elaboración de envases.

El envase apto para comercializar alimentos, desde esta época y en menos de dos décadas reemplaza virtualmente a todos los tipos anteriores de envases de fabricación comercial para alimentos.

Varias compañías fabricantes de envases de hojalata patentan barnices para recubrir interiormente el envase. De esta manera se evita el manchado de la hojalata y alteraciones en el aspecto del producto envasado.

En los primeros tiempos de la fabricación de envases, el trabajador manual más hábil podía fabricar solo diez envases por día. Mejorando la destreza y los métodos se pudo producir alrededor de sesenta envases diarios. Actualmente, las maquinas modernas pueden sobrepasar los mil envases por minuto.